sábado, 17 de noviembre de 2012

Factores de Riesgo


Factores de Riesgo

Nota: esta recopilación bibliográfica fue realizada por la Lic. Kristel Fernández en su trabajo diseño de un modelo de control de riesgos laborales de  los profesionales  de enfermería en  las emergencias de los  hospitales



Los factores de riesgos se encuentran en el ambiente y son parte importante en la aparición de enfermedades, la evaluación de estos riesgos  es el proceso de estimar la probabilidad de ocurrencia  de un acontecimiento indeseable y la magnitud de sus consecuencias en un periodo especifico. El  riesgo  lo define Last. J. (2003),  como  “la posibilidad  de  que  ocurra  un evento en que un individuo enferme o muera en un  determinado periodo de tiempo”, un factor de riesgo se puede definir como una característica del ambiente físico y social o inherente al individuo que está asociada a la probabilidad de que ocurra un efecto especifico. (pág.6).

Por su parte, Francisco (2007), manifiesta que el “Riesgo identifica la probabilidad de sufrir un suceso. Los riesgos se cuantifican en probabilidad de sufrir un suceso, los denominados factores de riesgos son aquellas variables o características que incrementan la probabilidad de sufrirlo”. (pág. 35).

La Organización Panamericana de la Salud y la Organización Mundial de la Salud (1996), define el factor de riesgo como cualquier característica o circunstancia destacable de una persona o grupo de personas que se sabe asociada con un aumento en la probabilidad de padecer, desarrollar o estar especialmente expuesta a un proceso mórbido.

En este mismo arden de ideas, si por ecología se entiende “la ciencia que estudia las relaciones existentes entre el organismo y el medio en que vive”, no cabe duda, que el sistema ecológico ocupacional constituido por el hombre- ambiente de trabajo, para José (2007), “constituye un subsistema de vital importancia, ya que el hombre  permanece un cuarto de su vida en el lugar de trabajo y los trabajadores constituyen una parte importante en la población en total” (pág. 27).

En este sentido, por ambiente o condiciones de trabajo no solo se debe entender lo factores de naturaleza físicos, químicos, biológicos, ergonómicos que puedan existir en el puesto de trabajo si no también deberán considerarse incluidos  aquellos factores de carácter psicológicos o social que puedan afectar en forma orgánica, psíquica  la salud del trabajador. Avelino (2007, pág. 28).

Álvarez (2007),  plantea que para el estudio y control de accidentes de trabajo  y las enfermedades profesionales, existen varias clasificaciones de los factores de riesgos, estos se han dividido según grupos en función de los efectos para la salud he integridad de los trabajadores. No importa que clasificación se asuma siempre y cuando exista la lógica en su organización y se encuentren todos. (pág. 38)

Entre esta clasificación destacan los riesgos Físicos: ruido, vibraciones temperaturas extremas, iluminación, y radiaciones; riesgos Químicos: gases, vapores, polvos, líquidos, humos metálicos y material particulado; de tipo Biológicos: virus, bacterias, hongos y parásitos; disergonómicos: posturas inadecuadas, sobre-esfuerzo físico, diseño del puesto de trabajo; Psicosociales: trabajo monótono, trabajo bajo presión, jornada laboral extensa; Eléctricos: alta tensión, baja tensión, electricidad estática; Mecánicos: mecanismos de movimientos, herramientas manuales; y los riesgos Locativos: superficie del trabajo, sistema de almacenamiento, organización del área, estructuras, instalaciones y espacio de trabajo.  Al respecto, Hernández. (2006),  destaca que

Los factores de riesgos y las condiciones del medio ambiente de trabajo afectan al personal no solo en su salud integral, física y mental y en su bienestar sino también en su productividad, por lo que para el estudio de estos factores se han establecido diferentes clasificaciones, una de las cuales es la siguiente: factores de riesgos físicos, químicos, biológicos, psicosociales, riesgos por carga física, mecánicos, eléctricos locativos, y riesgos físico-químicos. (pág. 54).

Es de hacer notar que si el agente actúa de manera permanente, crónica durante un largo periodo , aunque la intensidad de su exposición no sea necesariamente  alta, dará lugar a una o varias afecciones. En este sentido, las normas básicas de seguridad y salud en los centros de trabajo, condicionan de forma significativa las condiciones generales de la labor y son un conjunto de medidas destinadas a proteger la salud de los trabajadores, prevenir accidentes laborales y promover el cuidado de la maquinaria, herramientas y materiales con los que se trabaja. Las normas se concretan en un conjunto de prácticas de sentido común donde el elemento clave es la actitud responsable y la concienciación de todas las personas a las que afecta.
Riesgos físicos

Para Faustino (2009), los diferentes tipos de energías  configuran el ambiente físico,  entre estos se tiene:
    
a) Temperatura por  exposición al calor o frío, Humedad: relativa o absoluta,
b) Velocidad del aire: natural o forzada. Radiaciones. Luminosas, calóricas, ionizantes o no ionizante, infrarrojas o ultravioletas.  Vibraciones: camillas, lijadoras, elevadores. Ruidos. Continuos, periódicos, cíclicos o por impactos
 c) Iluminación: natural, artificial, de señalización o de emergencias.
      En este sentido, Álvarez (2007), expone que   entre los factores  de riesgos físicos  más importantes   se citan: el ruido, vibraciones, temperatura, humedad, ventilación, presión iluminación, radiaciones no ionizantes (infrarrojas, ultravioletas, baja frecuencias); radiaciones ionizantes (rayos X, alfa, beta, gama).  (pág. 39). 

Ruido

El mismo autor (2007), señala que  Es una perturbación desagradable que se propaga en un medio elástico percibido o no por el órgano auditivo. Es una forma  de energía en el aire, vibraciones que entran al oído. Los efectos del ruido pueden depender de tres factores:

1.-  De la intensidad: Es  decir, de la fuerza de la vibración o fuente del ruido y de las alteraciones que se producen en el aire, siendo su unidad de medida el decibelio.
2.- De la frecuencia: Es decir,  del tono de los sonidos, pudiendo ser este: grave, o agudo, según se trate de baja o alta frecuencia respectivamente.
3.-  De su molestia: Factor este que incluye para algunas personas  incluso el sonido de  baja intensidad.

             Por otro lado, Rodellar (2002), señala que el ruido  es uno de los contaminantes  más generalizados en el ambiente  de trabajo. Por la propia consideración de sonidos no deseados. (Pág.101).  Hay que decir que el sonido es una es una sensación auditiva organizada por una onda elástica que llega a nuestro sentido del oído mediante la propagación de ondas de presión a causa de un movimiento vibratorio. Estas ondas pueden variar de intensidad y frecuencia. Por otra parte el ambiente térmico  tanto el tipo de trabajo  físico que realicemos como el uniforme que utilicemos son aspectos que influyen en el confort.

Vibraciones

Los primeros efectos de las vibraciones las sufre la parte del cuerpo en contacto  con maquinas o equipos cuya transmisión puede llegar, en algunos casos, hasta las articulaciones vertebrales. Las lesiones resultantes más frecuentes producen déficit del aparato circulatorio que acolchonan los dedos de las manos, destacando los siguientes síntomas: enrojecimiento de manos y muñecas, hinchazones, dolores en las articulaciones, lumbalgias, pinchamientos discales, deformaciones Oseas, nauseas, ulceras y hemorroides. (Francisco 2007. Pág. 38) 

Rodellar  (2002,  Pág.101), señala  que los sistemas de control de las vibraciones presentan una gran complejidad cuando se trata de grandes estructuras o conjuntos mecánicos, el estudio  e investigación de las causas para la solución en el origen, así como los aislamientos, son las vías de corrección.

Iluminación

Tiene como principal finalidad el facilitar la visualización, de modo que el trabajo se pueda realizar en condiciones aceptables de eficacia, comodidad y seguridad, la intensidad, calidad y distribución de la iluminación natural y artificial en los establecimientos. Esta posee un efecto definido sobre el bienestar físico, la actitud mental la producción y la fatiga del trabajador. (Francisco 2007,  pág.35).

La iluminación  facilita la visualización de modo que el trabajo se puede realizar con comodidad y seguridad. La intensidad y calidad de la iluminación natural y artificial en los establecimientos de salud debe ser adecuada según el tipo de trabajo. Esta posee un efecto  sobre el bienestar físico, mental y ayuda a evitar la fatiga en el trabajador. El ojo humano se adapta fácilmente a las deficientes condiciones de iluminación, pero si las mismas persisten durante algún tiempo comienzan aparecer molestias físicas y por el contrario el exceso de luz puede ocasionar lesiones en los trabajadores.
     
Radiaciones

Son una forma de transmisión de energía. Hay distintos tipos  de radiaciones, según el origen  de las mismas pueden ser naturales, por ejemplo las radiaciones del sol y las radiaciones artificiales como lo son las ondas de radios, los rayos X, los microondas, la luz artificial y las radiaciones electromagnéticas. (Álvarez 2007, Pág. 39).

Radiaciones ionizantes: es una radiación electromagnética o particulada que tiene la capacidad de producir   iones al incidir en la materia. Entre las radiaciones que se  presentan en el trabajo se encuentran las de partículas alfa, beta y los neutrones, así como la electromagnética gamma y los rayos x.
Este tipo de riesgos son unos de los mejores conocidos, estos se evidencian mayormente en  las emergencias hospitalarias, consultorios, clínicas privadas donde  no se adoptan medidas de seguridad así como por la utilización de radiaciones  fuera de los departamentos de radiología. En este caso el personal que labora en instituciones donde  no hay seguridad es el que tiene mayores riesgos.

Las radiaciones no ionizantes a las que puede existir  exposición hospitalaria, son las radiaciones ultravioletas, rayos láser, campos magnéticos y radiofrecuencias. Si bien teóricamente pueden producir efectos sobre la salud. Al uso de pantallas de visualización se han asociado fatiga visual, trastornos musculoesqueléticos y alteraciones psicológicas que pueden llevar a tecnoestrés. (Gestal. pág. 65 2003).

Condiciones atmosféricas

Las condiciones atmosféricas que inciden principalmente en el  desempeño del profesional en su lugar de trabajo son la temperatura y la humedad constituyen por lo tanto una  de las variables definitivas en ciertas ocasiones ya que son focos directos causantes de estrés en el trabajador.

            Cabe destacar, que este tipo de riesgo se encuentra en cada una de las actividades que realiza el ser humano, el riesgo físico, es un factor al cual se le debe presentar mucha atención, creando condiciones adecuadas que mejoren la calidad de vida del ciudadano, mucho más aun, del que vive en los centros poblados y el cual es más susceptible a sufrir dicho peligro.

Riesgos Químicos

En los hospitales se utilizan gran cantidad de sustancias químicas unas deliberadamente y otras sin que se  tenga conocimientos de lo que se esta manipulando. Un buen numero de ellas pueden ocasionar irritaciones, alergias, daños sobre diversos órganos, malformaciones congénitas e incluso cáncer.
            En este sentido, Álvarez. (2007, pág. 46.) Habla de los químicos  como sustancias orgánicas, inorgánicas, naturales o sintéticas que pueden presentarse en diversos estados físicos en el ambiente de trabajo, con efectos irritantes, corrosivos, asfixiantes o tóxicos y en cantidades que tengan probabilidad de lesionar la salud de las personas  que entran en contacto con ellas.

       Los agentes químicos que se trasmiten por aire ambiental se pueden presentar en forma molecular (gases y vapores)  y en forma de aerosoles o agregados moleculares, ya sean sólidos o líquidos, entre los sólidos se destacan  los polvos y humos y entre los líquidos la niebla. (Rodaller  2002, Pág. 106). De la gran cantidad de sustancias  químicas existentes  requieren  atención  especial aquellas que tanto si están o no en el aire, producen efectos adversos sobre el  ser humano cabe destacar las sustancias explosivas, corrosivas, inflamables, toxicas y oxidantes.

     Por otro lado Álvarez  (2007, Pág. 49),  plantea que los agentes  químicos pueden ingresar al organismo  a través de las siguientes vías:

  • Vías respiratorias: es la vía de ingreso más importante para la mayoría de los contaminantes químicos. En el campo de higiene industrial, este sistema está formado por  nariz, boca, laringe, bronquios, bronquiolos, y alveolos pulmonares. La cantidad de contaminantes absorbida es función de la concentración en el ambiente, tiempo de exposición y de la ventilación pulmonar.

  • Vía dérmica: a través de la piel, pasando a la sangre sin que a veces se perciba. Es la segunda vía de importancia en higiene industrial, comprende a toda la superficie que envuelve al cuerpo humano.

  • Vías digestivas: a través de la boca o mucosidades del sistema respiratorio, pasando el esófago, estomago e intestinos. De poca importancia en higiene industrial, salvo en operarios con hábitos de comer y beber en el puesto  de trabajo.

  •  Vía parenteral: penetración directa del contaminante en el organismo, a través de una discontinuidad de la piel (herida, punción).
La concentración del agente contaminante en el ambiente de trabajo, debe estar dentro de los  valores   tolerados, establecidos para muchos de los riesgos físicos y químicos que suelen estar presentes habitualmente en el ambiente de trabajo, por debajo de los cuales es previsible que en condiciones normales no produzcan daño al trabajador expuesto. En este sentido, los límites comentados suelen referirse normalmente a tiempos de exposición determinados, relacionados con una jornada laboral normal de 8 horas y un período medio de vida laboral activa. Las características individuales de cada individuo, está de acuerdo a la concentración y el tiempo de exposición se establece para una población normal por lo que habrá que considerar en cada caso las condiciones de vida y las constantes personales de cada individuo.
Polvos
El problema del polvo es uno de los más importantes, ya que muchos polvos ejercen un efecto, de deterioro sobre la salud; y así aumentar los índices de mortalidad por tuberculosis y los índices de enfermedades respiratorias. Se sabe que el polvo se encuentra en todas partes de la atmósfera terrestre, y se considera verdadero que las personas expuestas a sitios donde existe mucho polvo son menos saludables que los que no están en esas condiciones, por lo que se considera que existen polvos dañinos y no dañinos. Álvarez  (2007, Pág. 50), 
Existe una clasificación simple de los polvos, que se basa en el efecto fisiopatológico de los polvos y consta de lo siguiente:
a.         Polvos, como el plomo, que producen intoxicaciones.
b.         Polvos que pueden producir alergias, tales como la fiebre de heno, asma y dermatitis.
c.          Polvos de materias orgánicas, como el almidón.
d.         Polvos que pueden causar fibrosis pulmonares, como los de sílice
e.         Polvos como los cromatos que ejercen un efecto irritante sobre los pulmones y pueden producir cáncer.
f.           Polvos que pueden producir fibrosis pulmonares mínimas, entre los que se cuentan los polvos inorgánicos, como el carbón, el hierro y el bario. Álvarez  (2007, Pág. 50), 
Se puede decir que los polvos están compuestos por partículas sólidas suficientemente finas para flotar en el aire. Como por ejemplo los producidos por la Industria que se deben a trituraciones, perforaciones, molidos y dinamitaciones de rocas.
El polvo es un contaminante particular capaz de producir enfermedades que se agrupan bajo la denominación genérica de neumoconiosis. Esta enfermedad es la consecuencia de la acumulación de polvo en los pulmones y de la reacción de los tejidos a la presencia de estos cuerpos exógenos. Si se consideran sus efectos sobre el organismo es clásico diferenciar las partículas en cuatro grandes categorías:
a)    1.-Partículas Tóxicas.
b)    2.-Polvos Alérgicos.
c)    3.-Polvos Inertes.
d)    4.-Polvos Fibrógenos. (Rodaller  2002, Pág. 108).
Las partículas tóxicas entre las que se pueden citar las de origen metálico, como plomo, cadmio, mercurio, arsénico, berilio, etc., capaces de producir una intoxicación aguda o crónica por acción específica sobre ciertos órganos o sistemas vitales. La rapidez de la manifestación dependerá en gran parte de la toxicidad específica de las partículas así como de su solubilidad. Por otra, como la absorción de una sustancia depende de la vía de entrada en el organismo, muchos tóxicos pasarán rápidamente en forma ionizada a la sangre, si su estado de división es adecuado, mientras que si se detienen en las vías respiratorias superiores la absorción puede ser mucho más lenta.
Los polvos alérgicos, de naturaleza muy diversa capaces de producir asma, fiebre, dermatitis, entre otros, preferentemente en sujetos sensibilizados mientras que otros no manifiestan reacción alguna. Su acción depende, por tanto, más de la predisposición del individuo, que de las características particulares del polvo. En esta categoría se pueden citar el polen, polvo de madera, fibras vegetales o sintéticas, resina, entre otros. Álvarez  (2007, Pág. 61), 
Los polvos inertes, que al acumularse en los pulmones provocan después de una exposición prolongada una reacción de sobrecarga pulmonar y una disminución de la capacidad respiratoria. Su acción es consecuencia de la obstaculización de la difusión del oxígeno a través de la membrana pulmonar. Los depósitos inertes son visibles por los rayos X si el material es opaco y no predisponen a tuberculosis. Dentro de este grupo se pueden mencionar: el carbón, abrasivos y compuestos de bario, calcio, hierro y estaño. (Rodaller  2002, Pág. 108).
Los Polvos fibrógenos, que por un proceso de reacción biológica originan una fibrosis pulmonar o neumoconiosis evolutiva, detectable por examen radiológico y que desarrolla focos tuberculosos preexistentes con extensión al corazón en los estados avanzados. A esta categoría pertenece el polvo de sílice, amianto, silicatos con cuarzo libre (talco, coalín, feldespato, etc.) y los compuestos de berilio.
Existen igualmente polvos que sin alcanzar las vías respiratorias inferiores pueden producir una marcada acción irritante de las mucosas. Dentro de esta categoría merecen gran interés las nieblas ácidas o alcalinas, sin olvidar las sustancias clasificadas en los apartados precedentes, pero con reconocidas propiedades cancerígenas (amianto, cromo, partículas radioactivas, etc.).
La exposición al polvo no tiene siempre como consecuencia el desarrollo de una neumoconiosis, ya que esto ocurre solamente en ciertas condiciones, dependiendo, por una parte, de la naturaleza de las partículas inhaladas, y por otra parte, del potencial defensivo del organismo en relación con las características anatómicas y los mecanismos fisiológicos de defensa, que el aparato respiratorio hace intervenir para defenderse de la agresión.
Vapores
Sustancias que en forma gaseosa normalmente se encuentran en estado líquido o sólido y que pueden ser tornadas a su estado original mediante un aumento de presión o disminución de la temperatura. El benceno se usa ampliamente en la industria, en las pinturas para aviones, como disolvente de gomas, resinas, grasas y hule; en las mezclas de combustibles para motores, en la manufactura de colores de anilina, del cuerpo artificial y de los cementos de hule, en la extracción de aceites y grasas, en la industria de las pinturas y barnices, y para otros muchos propósitos. Álvarez  (2007, Pág. 62), 
En muchos de los usos del benceno, incluyendo su manufactura, la oportunidad de un escape como vapor sólo puede ser el resultado de un accidente, y en estos casos, cuando la exposición es severa, se puede producir una intoxicación aguda por benceno. Cuando el benceno se emplea como disolvente, en líquidos para lavado en seco, o como vehículo para pinturas, se permite que este hidrocarburo se evapore en la atmósfera del local de trabajo. Si es inadecuada la ventilación del local, la inhalación continua o repetida de los vapores de benceno puede conducir a una intoxicación crónica. (Rodaller  2002, Pág. 109).
Observada clínicamente, la intoxicación aguda por benceno ofrece tres tipos, según su severidad, pero en las tres predomina la acción anestésica. La inhalación de muy altas concentraciones de vapor de benceno puede producir un rápido desarrollo de la insensibilidad, seguida, en breve tiempo, de la muerte por asfixia.
Con concentraciones algo más bajas es más lenta la secuencia de los sucesos y más extensa la demostración, colapso e insensibilidad; estos síntomas, comunes a todos los anestésicos, pueden ser sustituidos por una excitación violenta y presentarse la muerte, por asfixia, durante la inhalación de los vapores. Álvarez  (2007, Pág. 62), 
El tercer tipo de intoxicación es en el que el deceso ocurre después de transcurridas varias horas o varios días, sin recuperación del estado de coma. Al producir intoxicación crónica, la acción del benceno o de sus productos de oxidación se concentra, principalmente, en la médula de los huesos, que es el tejido generador de elementos sanguíneos importantes; Glóbulos rojos (eritrocitos), Glóbulos blancos (leucocitos) y Plaquetas (trombocitos) los cuales son esenciales para la coagulación de la sangre; inicialmente el benceno estimula la médula, por lo que hay un aumento de leucocitos, pero, mediante la exposición continuada, esta estimulación da lugar a una depresión y se reducen estos elementos en la sangre. (Rodaller  2002, Pág. 109).
La disminución es más constante en los eritrocitos, menos marcada y más variable en los leucocitos; cuando es intensa la disminución de los eritrocitos, se producen los síntomas típicos de la anemia, debilidad, pulso rápido y cardialgias. La disminución en el número de Leucocitos puede venir acompañada por una menor resistencia a la infección, debilidad y úlceras en la boca y la garganta. La reducción de plaquetas conduce a un tiempo mayor de coagulación de la sangre lo que puede dar lugar a hemorragias de las membranas mucosas, hemorragias subcutáneas y a otros signos de púrpura.
Cuando se sabe que un empleado tiene síntomas como los mencionados anteriormente es recomendable la hospitalización inmediata para que se le aplique el tratamiento necesario y así poder eliminar la posibilidad de una muerte. Por eso es necesario que se tomen todas las medidas de seguridad para así poder evitar este tipo de enfermedades ocupacionales. Cualquier sustancia suspendida en el ambiente puede ser inhalada, pero sólo las partículas que posean un tamaño adecuado llegarán a los alvéolos influyendo también su solubilidad en los fluidos del sistema respiratorio, en los que se deposita. Álvarez  (2007, Pág. 63), 

Por tanto, todas las sustancias químicas que se encuentran en forma de gases, vapores, humos, fibras, entre otras, pueden ser arrastradas por corriente respiratoria de inhalación y dependiendo del  tamaño y la forma de sus partículas, llegaran más o menos lejos en el recorrido de las canalizaciones que constituyen el aparato respiratorio. Así los gases y partículas más pequeñas de polvo o humos podrán llegar la sangre tal como hace el oxígeno.
Líquidos
La exposición o el contacto con diversos materiales en estado líquido puede producir, efecto dañino sobre los individuos; algunos líquidos penetran a través de la piel, llegan a producir cánceres ocupacionales y causan dermatitis. A continuación se dan los factores que influyen en la absorción a través de la piel:
a.       La transpiración mantenida y continua que se manifiesta en las transpiraciones alcalinas priva a la piel de su protección grasosa y facilita la absorción a través de ella.
b.       Las circunstancias que crean una hiperemia de la piel también fomentan la absorción.
c.       Las sustancias que disuelven las grasas, pueden por si mismas entrar en el cuerpo o crear la oportunidad para que otras sustancias lo hagan.
d.       Las fricciones a la piel, tales como la  aplicación  de  ungüentos  mercuriales, producen también la absorción.
e.       La piel naturalmente grasosa ofrece dificultades adicionales a la entrada de algunas sustancias.
f.        Cuanto más joven es la piel mayor es la posibilidad de absorción a través de ella, con excepción de los años de la senilidad o la presencia de padecimientos cutáneos.
g.       Las interrupciones en el integumento, como las provocadas por dermatitis o traumas, favorecen la entrada al cuerpo, aunque, en realidad, no constituyen una verdadera absorción de la piel.
h.      La negligencia en evitar el contacto con materiales que pueden penetrar a través de la piel conduce a la absorción de tóxicos industriales.
i.        La cataforesis puede hacer que penetren a través de la piel sustancias que de otra manera no se absorberían. Álvarez  (2007, Pág. 63), 
Para Álvarez  (2007),  Existen varias sustancias que son absorbibles vía cutánea  y se consideran las siguientes:
·        El aceite de anilina, Cianuros
·        Benceno, Cloroformos
·        Bencina, Compuestos cianógenos
·        Bisulfuro de carbono, Dimetilanilina
·        Tetracloruro de carbono, Algunas anilinas
·        Formaldehido, Gasolina
·        Querosina, Nafta
·        Nitranilina, Nitrobenzol
·        Fenol Disolvente de Standoz
·        Nitroglicerina, Tolveno
·        Tricloretileno, Aguarrás
·        Xileno, Tetraetilo de Plomo
En la mayoría de los países la causa más frecuente de la dermatosis es el aceite y la grasa del petróleo. Estas sustancias no son, necesariamente, irritantes cutáneos más poderosos que otros productos químicos, pero por lo común de su uso, ya que todas las máquinas usan lubricantes o aceites de distintas clases.
Para Rodaller  (2002, Pág. 109). Existen irritantes primarios en los cuales hay varios  ácidos  inorgánicos,  álcalis  y  sales, lo mismo que ácidos orgánicos y anhídridos que se encuentran en estado líquido. Los irritantes primarios afectan la piel en una o más de las siguientes formas:
a.              Los ácidos inorgánicos, los anhídridos y las sustancias higroscópicas actúan como agentes deshidratantes.
b.              Los agentes curtientes y las grasas de los metales pesados precipitan las proteínas.
c.               Algunos ácidos orgánicos y los sulfuros son agentes reductores.
d.              Los disolventes orgánicos y los detergentes alcalinos disuelven la grasa y el colesterol.
e.              Los álcalis, jabones y sulfuros disuelven la queratina.
Si el contaminante es un líquido, se absorbe por difusión, sobre todo cuando se trata de un compuesto liposoluble. De este modo, una vez alcanzados los alvéolos pulmonares, atraviesa la membrana alvéolo capilar con una velocidad de difusión que será proporcional, entre otros factores, al gradiente de concentración existente entre el aire alveolar y la sangre. También se han descrito casos de lesión local (fibrosis intersticial) por la acción de ciertos contaminantes líquidos, tales como las nieblas de aceite mineral.

Riesgos biológicos

Se refiere al grupo de microorganismos vivos, que están presentes en determinados  ambientes de trabajo y al ingresar al organismo pueden desencadenar enfermedades infectocontagiosas, reacciones alérgicas o intoxicaciones. Los efectos que producen los agentes biológicos son enfermedades de tipo infeccioso y parasitario. Estos se pueden transmitir  por contacto físico, por inhalación, inyección e ingestión.

          Rodaller (2002, Pág. 103), clasifica  los riesgos biológicos en cuatro agentes biológicos: bacterias, parásitos, virus y hongos. Destaca que las bacterias  son organismos unicelulares que ameritan de microscopio para su observación y pueden causar diversidad de enfermedades.

Bacterias
Son seres generalmente unicelulares que pertenecen al grupo de los protistos inferiores. Son células de tamaño variable cuyo límite inferior está en las 0,2 µm y el superior en las 50µm;  sus dimensiones medias oscilan entre 0,5 y 1µm. Rodellar (2002, Pág. 105), específica que tienen una estructura menos compleja que la de las células de los organismos superiores: son células procariotas (su núcleo está formado por un único cromosoma y carecen de membrana nuclear). Igualmente son muy diferentes a los virus, que no pueden desarrollarse más dentro de las células y que sólo contienen un ácido nucleico.
Las bacterias juegan un papel fundamental en la naturaleza y en el hombre: la presencia de una flora bacteriana normal es indispensable, aunque gérmenes son patógenos. Análogamente tienen un papel importante en la industria y permiten desarrollar importantes progresos en la investigación, concretamente en fisiología celular y en genética.
El examen microscópico de las bacterias no permite identificarlas, ya que existen pocos tipos morfológicos, cocos (esféricos), bacilos (bastón), espirilos (espiras). El estudio mediante la microscopia óptica y electrónica de las bacterias, según Rodellar (2002, Pág. 106),  revela la estructura de éstas. presentan una amplia variedad de tamaños y formas. La mayoría presentan un tamaño 10 veces menor que el de las células eucariotas, es decir, entre 0,5 y 5 micrómetros. Sin embargo, algunas especies como Thiomargarita namibiensis y Epulopiscium fishelsoni llegan a alcanzar los 0,5 mm, lo cual las hace visibles al ojo desnudo.
En el otro extremo se encuentran bacterias más pequeñas conocidas, entre las que cabe destacar las pertenecientes al género Mycoplasma, las cuales llegan a medir solo 0,3 micrómetros, es decir, tan pequeñas como los virus más grandes. La forma de las bacterias es muy variada y, a menudo, una misma especie adopta distintos tipos morfológicos, lo que se conoce como pleomorfismo. De todas formas, podemos distinguir tres tipos fundamentales de bacterias:
  • Coco (del griego kókkos, grano): de forma esférica.
  • Diplococo: cocos en grupos de dos.
  • Tetracoco: cocos en grupos de cuatro.
  • Estreptococo: cocos en cadenas.
  • Estafilococo: cocos en agrupaciones irregulares o en racimo.
  • Bacilo (del latín baculus, varilla): en forma de bastoncillo.
  • Formas helicoidales:
    • Vibrio: ligeramente curvados y en forma de coma.
    • Espirilo: en forma helicoidal rígida.
    • Espiroqueta: en forma de tirabuzón (helicoidal flexible).
Algunas especies para la enciclopedia médica (2000), presentan incluso formas tetraédricas o cúbicas. Esta amplia variedad de formas es determinada en última instancia por la composición de la pared celular y el citoesqueleto, siendo de vital importancia, ya que puede influir en la capacidad de la bacteria para adquirir nutrientes, unirse a superficies o moverse en presencia de estímulos.
Parásitos   
Cualquier organismo que vive sobre o dentro de otro organismo vivo, del que obtiene parte o todos sus nutrientes, sin dar ninguna compensación a cambio al hospedador. En muchos casos, los parásitos dañan o causan enfermedades al organismo hospedante. Según Rodaller (2002, Pág. 103), algunos habitan sobre la superficie del que los hospeda, se denominan ectoparásitos. Los que viven en el interior, como por ejemplo los nematodos parásitos, se conocen como endoparásitos. Pasan  la mayor parte de su ciclo vital dentro o sobre el organismo al que parasitan. Los temporales viven durante un breve periodo en el huésped, y son organismos de vida libre durante el resto de su ciclo vital.
Los parásitos que no pueden sobrevivir sin el huésped, se llaman parásitos obligados. Los parásitos facultativos son aquellos que pueden alimentarse tanto de seres vivos como de materia muerta. Los heteroicos, como las duelas del hígado, necesitan alojarse en animales diferentes en cada fase de su ciclo vital. Los parásitos autoicos, como las lombrices intestinales, pasan los estadios parásitos de su ciclo vital en un único huésped. La ciencia que estudia a los parásitos se denomina parasitología.
Según la enciclopedia médica (2000), los parásitos de los humanos incluyen virus, riquetsias, bacterias, hongos, protozoos, gusanos y trematodos. Los virus y las riquetsias no se consideran, la mayoría de las veces, organismos vivos, pero utilizan métodos parecidos a los utilizados por los parásitos para transmitirse entre sus huéspedes, y obtienen de ellos todos sus nutrientes.
En la especie humana, las bacterias y los hongos son los parásitos que originan la mayoría de las enfermedades infecciosas comunes. Los protozoos producen también ciertas enfermedades. La enfermedad del sueño de los humanos, por ejemplo, es causada por un organismo unicelular llamado Trypanosoma; otro organismo similar causa la malaria. La esquistosomiasis es una enfermedad debilitante producida por un parásito del hígado. Otros parásitos de humanos son varios tipos de gusanos.
Virus
Son un reino de parásitos intracelulares obligatorios, de pequeño tamaño, de 20 a 500 milimicras, constituidos sólo por dos tipos de moléculas: un ácido nucleico y varias proteínas. El ácido nucleico, que puede ser ADN o ARN, según los tipos de virus, está envuelto por una cubierta de simetría regular de proteína, denominada cápside.
En este sentido, Rodaller (2002,  Pág. 109),  expone que los huéspedes que ocupan pueden ser animales, vegetales o bacterias. Entre los microorganismos, los virus parasitan bacterias, son los bacteriófagos o fagos, pero no se conocen virus que infecten algas, hongos o protozoos. Entre los vegetales, sólo se han encontrado infecciones por virus en las plantas con flores, pero no en las plantas inferiores. Entre los animales, se conocen muchos que parasitan vertebrados, pero entre los invertebrados, sólo se han encontrado en artrópodos.
Al respecto,  la enciclopedia médica (2000), explica que las  enfermedades humanas, causadas por virus, más conocidas, son la poliomielitis, gripe, viruela, sarampión, fiebre amarilla, encefalitis, paperas, tracoma, etc. Actualmente se cree que algunos tumores cancerosos son también de origen vírico. Las infecciones víricas en general, no pueden ser tratadas con antibióticos; sin embarco, el interferón, producto biológico sintetizado por los tejidos invadidos por un virus, es activo contra infecciones causadas por otros.
Asimismo, para Rodaller (2002,  Pág. 110),  Los virus más conocidos de todos son los fagos, debido a la gran facilidad técnica del cultivo de bacterias, comparado con el cultivo de tejidos o embriones. Su ciclo vital es el siguiente: la partícula del fago se fija en determinados puntos de la pared de la bacteria y la molécula de ácido nucleico, junto con algunas proteínas enzimáticas, es inyectada dentro de la bacteria y queda fuera la cápsula proteica vacía. Después de esta penetración, la célula infectada deja de producir sus proteínas y se pone a fabricar las del fago, que, de ese modo, va haciendo copias de su ácido nucleico y de las subunidades proteicas de la cápsula, que se reúnen para constituir las partículas completas; cuando éstas se han acumulado en un cierto número, la bacteria se rompe y libera los virus, que van a infectar las células próximas.
Hongos
Los hongos no son plantas ni animales, aunque se parezcan en algunas de sus características tanto a las unas como a los otros. A las plantas, por ser organismos sedentarios que se encuentran fijos a un sustrato y, mientras están vivos, no cesan de crecer. A los animales, pues, aunque las células de los hongos poseen pared como las de las plantas, las paredes celulares fúngicas son ricas en quitina, la misma sustancia que hace duro el esqueleto externo de los insectos.
Rodaller (2002,  Pág. 15, explica que en realidad, los organismos que se conocen como hongos tienen diferentes orígenes en el árbol de la vida, razón por la cual se distribuyen en tres distintos reinos. La mayoría, los más familiares y reconocibles, conforman el reino de los hongos verdaderos (Fungi o Eumycota). Otros se ubican en el mismo reino de las amebas, el llamado Protozoa, como es el caso de los hongos mucilaginosos; y otros más, entre los que se cuentan ciertos mohos acuáticos que parasitan peces, comparten un tercer reino, el denominado Chromista, con las diatomeas, esas particulares algas microscópicas de curiosa simetría.
Se estima que existe más de un millón de especies de hongos en el planeta, pero tan sólo unas 70,000 de ellas han sido descritas por los especialistas, lo cual hace evidente la necesidad de contar con más científicos (micólogos o micetólogos) que estudien estos organismos. Mientras tanto,      la enciclopedia médica (2000), muchas especies de hongos se han extinguido y otras se encuentran amenazadas en todo el mundo. Esto es particularmente cierto en países tropicales ricos en diversidad biológica como Colombia. Los hongos tienen distintos hábitos de vida. Los hongos saprófitos, es decir descomponedores de materia orgánica, cumplen una función ecológica de la mayor relevancia pues garantizan el reciclaje de la materia muerta y, por lo tanto, la recirculación de sustancias nutritivas en los ecosistemas.
Los hongos parásitos, que viven sobre o dentro de otros seres vivos, obtienen su alimento de éstos y llegan a producir enfermedad en su hospedero. Los hongos simbiontes que se asocian de manera mutualista con otros organismos constituyen alianzas vivas de beneficio mutuo como por ejemplo los líquenes (asociación de hongo y alga) y las micorrizas (asociación de hongo y raíz de una planta), simbiosis estas de gran importancia en la naturaleza en procesos de colonización de hábitats y de circulación de nutrientes.
Al respecto,  la enciclopedia médica (2000), explica que desde la perspectiva económica, los hongos se utilizan como alimentos, levaduras de la masa de pan, fermentadores en la producción de vino y cerveza, en la maduración de quesos y en el control biológico de plagas agrícolas. Además, como fuentes de sustancias que por su actividad biológica pueden ser de enorme utilidad en medicina y en la bioindustria (eg. antibióticos) y como agentes para estimular el desarrollo de las plantas (hongos formadores de micorriza). Sin embargo, también son dañinos cuando actúan como parásitos de plantas y animales o cuando estropean estructuras de madera, alimentos almacenados, libros y hasta obras de arte, amén de ser peligrosos si, por desconocimiento, se consumen aquellos que tienen principios tóxicos o alucinógenos.
Las principales medidas de control del riesgo biológico están asociadas con el desarrollo de un programa de promoción de la salud y prevención de las patologías profesionales por estos riesgos relacionado con las precauciones universales, lo mismo que la aplicación de protocolos adecuados y oportunos para atender los accidentes de trabajo por riesgo biológico. 
Es por ello que, los mecanismos de transmisión de las infecciones ocupacionales en el personal de enfermería son percutáneas (pinchazos) o contacto con sangre o fluidos corporales, parenteral, secreciones infectantes y por vía respiratoria.  Los principales agentes virales contaminantes del personal de enfermería son la hepatitis B y C, por VIH y por bacterias como la tuberculosis y el tétanos, entre otros. 
Riesgos disergonómicos

Los  factores de riesgos disergonómicos  dependen de las cargas de trabajo que a su vez dependen de otros factores como: cantidad, peso excesivo, características personales, mayor o menor esfuerzo físico o intelectual, duración de la jornada, ritmos de trabajo y confort del puesto de trabajo. (Álvarez 2007, pág. 51). Asimismo, para la American National Standards for Human Factors Engineering (ANSI/HFS 100-2000),  resalta que la posición al  trabajar de pie y realizar movimientos y esfuerzos físicos, tales como: levantamiento, transporte y manipulación de cargas, se pueden producir sobreesfuerzos.  Estos   que se presentan en el personal de enfermería están vinculados a la manipulación manual de los pacientes, equipos electrónicos (ventiladores mecánicos, monitores) y realización de algún procedimiento tanto invasivo como no invasivo.
La Postura

Es la posición que el cuerpo adopta al desempeñar un trabajo. La postura agachado se asocia con un aumento en el riesgo de lesiones. Generalmente se considera que más de una articulación que se desvía de la posición neutral produce altos riesgos de lesiones. Las siguientes son las posturas específicas que para la American National Standards for Human Factors Engineering (ANSI/HFS 100-2000), se asocian con lesiones. Ejemplos:
En la muñeca: La posición de extensión y flexión se asocian con el síndrome del túnel del carpo. Desviación ulnar mayor de 20 grados se asocia con un aumento del dolor y de datos patológicos. En el hombro: Abducción o flexión mayor de 60 grados que se mantiene por más de una hora/día, se relaciona con dolor agudo de cuello. Las manos arriba o a la altura del hombro se relacionan con tendinitis y varias patologías del hombro. En la columna cervical: Una posición de flexión de 30 grados toma 300 minutos para producir síntomas de dolor agudo, con una flexión de 60 grados toma 120 minutos para producir los mismos síntomas.
La extensión con el brazo levantado se ha relacionado con dolor y adormecimiento cuello-hombro, el dolor en los músculos de los hombros disminuye el movimiento del cuello. En la espalda baja: el ángulo sagital en el tronco se ha asociado con alteraciones ocupacionales en la espalda baja.
 La postura puede ser el resultado de los métodos de trabajo (agacharse y girar para levantar una caja, doblar la muñeca para ensamblar una parte) o las dimensiones del puesto de trabajo (estirarse para alcanzar y obtener una pieza en una mesa de trabajo de una localización alta; arrodillarse en el almacén en un espacio confinado).
Estaciones de trabajo de computación
Se ha desarrollado guías de posturas para estaciones de trabajo de computadoras. De acuerdo con la ANSI/HFS 100 (2000), existen posiciones del cuerpo específicas de estaciones de trabajo de computación, a tomarse en cuenta, que entre otras cosas sugiere:
·            el ángulo entre el brazo y antebrazo debe estar entre 70 a 135 grados.
·            el ángulo entre el tronco y el muslo debe ser de al menos de 50 a 100 grados.
·            el ángulo entre el muslo y la pierna debe ser de 60 a 100 grados.
·            el pie debe estar plano al piso.
Los estándares también muestran detalles sobre las dimensiones de las estaciones de trabajo como los rangos de ajuste de la altura de la silla, altura de la superficie de trabajo y el espacio para la altura y ancho de rodillas. La ANSI/HFS 100-Como se puede notar hay diferentes opiniones de diseño del puesto de trabajo en computación. Por ejemplo, históricamente la altura de visión recomendada del monitor debe estar en el borde superior de la pantalla.
Estación de trabajo de pie
De acuerdo a ANSI/HFS 100 (2000), la altura óptima de la superficie de trabajo donde el trabajo de manufactura que se realice depende de la altura de codo de los trabajadores y de la naturaleza el trabajo. Para trabajo de precisión, la altura de la superficie de trabajo debe ser de 5 a 10 cm por abajo del codo, lo cual sirve de soporte reduciendo las cargas estáticas en los hombros. Para trabajo ligero, la altura de la superficie de trabajo debe ser de 10 a 15 cm por abajo del codo para materiales y herramientas pequeñas. Para trabajo pesado, la altura de la superficie de trabajo debe ser de 15 a 40 cm abajo del codo para permitir un buen trabajo muscular de la extremidad superior.
Fuerza
Las tareas que requieren fuerza pueden verse como el efecto de una extensión sobre los tejidos internos del cuerpo, por ejemplo, según ANSI/HFS 100 (2000),  la compresión sobre un disco espinal por la carga, tensión alrededor de un músculo y tendón por un agarre pequeño con los dedos, o las características físicas asociadas con un objeto externo al cuerpo como el peso de una caja, presión necesaria para activar una herramienta o la que se aplica para unir dos piezas. Generalmente a mayor fuerza, mayor grado de riesgo. Se han asociado grandes fuerzas con riesgo de lesiones en el hombro y cuello, la espalda baja y el antebrazo, muñeca y mano.
Es importante notar que la relación entre la fuerza y el grado de riesgo de lesión se modifica por otros factores de riesgo, tales como postura, aceleración, velocidad, repetición y duración.
Dos ejemplos de interrelación de la fuerza, postura, velocidad, aceleración, repetición y duración son las siguientes:
1.         Una carga de 9 Kg. en un plano de manera lenta y suave directamente al frente del cuerpo de un estante de 71 cm a otro de 81 cm puede ser de menor riesgo que un peso de 9 Kg. cargado rápidamente 60 veces en 10 minutos del piso a un gabinete de 1.52 m
2.         Una flexión del cuello a 45 grados por un minuto, puede ser de menor riesgo que la flexión de 45 grados durante 30 minutos.
Un buen análisis de las herramientas reconoce las interrelaciones de la fuerza con otros factores de riesgo relacionados con riesgos de sobreesfuerzo. Existen cinco condiciones de riesgo agregadas con la fuerza, que han sido estudiados ampliamente por los ergónomos. Estos no son riesgos rudimentarios, son condiciones del puesto de trabajo que representan una combinación de factores de riesgo con componentes significativos. La apariencia común en el puesto de trabajo y la fuerte asociación con la lesión se ve a continuación.
Fuerza estática: Esta se ha definido de diferentes maneras, la fuerza estática generalmente para ANSI/HFS 100 (2000), es el desempeño de una tarea en una posición postural durante un tiempo largo. Esta condición es una combinación de fuerza, postura y duración. El grado de riesgo es la proporción combinada de la magnitud y la resistencia externa; lo difícil de la postura es el tiempo y la duración.
Agarre: El agarre es la conformación de la mano a un objeto acompañado de la aplicación de una fuerza para manipularlo, por lo tanto, es la combinación de una fuerza con una posición. El agarre se aplica a herramientas, partes y objetos en el puesto de trabajo durante el desempeño de una tarea.
Para generar una fuerza específica, el agarre fino con los dedos requiere de mayor fuerza muscular, que un agarre potente (objeto en la palma de la mano), por lo tanto, un agarre con los dedos tiene un mayor riesgo de provocar lesiones. La relación entre el tamaño de la mano y del objeto influyen en los riesgos de lesiones. Se reduce la fuerza física cuando el agarre es de un centímetro o menos que el diámetro del agarre con los dedos.
Trauma por contacto: Según ANSI/HFS 100 (2000), Existen dos tipos de trauma por contacto:
1.         estrés mecánico local que se genera al tener contacto entre el cuerpo y el objeto externo como ocurre en el antebrazo contra el filo del área de trabajo.
2.         estrés mecánico local generado por golpes de la mano contra un objeto.
El grado de riesgo de lesión está en proporción a la magnitud de la fuerza, duración del contacto y la forma del objeto.
Guantes: Dependiendo del material, los guantes pueden afectar la fuerza de agarre con los dedos del trabajador para un nivel determinado de fuerza muscular. El trabajador que usa guantes, puede generar una mayor fuerza muscular que cuando no los utiliza. La mayor fuerza se asocia con un aumento de riesgo de lesiones.
Ropa térmica: La ropa que se usa para proteger al trabajador del frío o de otros elementos físicos puede aumentar la fuerza necesaria para realizar una tarea.

Riesgos psicosociales

Estos tipos de riesgos se evidencian en aquellas  condiciones que se encuentran presentes en una situación laboral y que están directamente relacionadas con la institución, el contenido del trabajo y la realización de actividades y tareas y que afectan el bienestar y la salud física, psíquica y social del trabajador durante el desarrollo de su labor.

Por su parte Álvarez (2007, pág. 53). Plantea en cuanto a las consecuencias de los factores de riesgos  psicosociales que estos  originan consecuencias perjudiciales sobre la salud o el bienestar del trabajador, produciendo cambios en el comportamiento, alteraciones en el área cognitiva: deterioro de la integridad física y mental, poca o ninguna motivación, baja autoestima, fatiga, estados depresivos o suicidios y estos se ven reflejados en las instituciones con la mayor frecuencia de ausentismo laboral.

 Álvarez (2007, pág. 53), describe de la siguiente manera los factores de riesgos psicosociales

Trabajo  monótono

Carga mental del trabajo: es el esfuerzo intelectual que debe realizar el trabajador, para hacer frente al conjunto de demandas que recibe en el curso de realización de su trabajo. Este factor valora la carga mental a partir de los siguientes indicadores: las presiones de tiempo, esfuerzo de atención, la fatiga percibida, el número de informaciones y la preparación subjetiva. Autonomía temporal: se refiere  a la discreción concedida al trabajador sobre la gestión de su tiempo de trabajo y descanso. Al respecto, la supervisión y participación, definen el grado de autonomía, el grado de la distribución del poder de decisión respecto a distintos aspectos relacionados con el desarrollo del trabajo, entre los trabajadores y la dirección.

Trabajo  bajo presión

Definición del rol, considera los problemas que pueden derivarse del rol laboral y organizacional otorgado a cada trabajador. Interés por el trabajador: hace referencia al grado en el que la empresa muestra una preocupación de carácter personal y a largo plazo por el trabajador.
Jornada  laboral extensa

Partiendo de las relaciones personales, se refiere a la cantidad de las jornadas  de los trabajadores (comunicación con otros grupos). Turnos rotativos: el ser humano es un ser diurno y al alterar el bio-ritmo del sueño y vigilia (con trabajos de noche y sueño de día) se dará alteración de la salud.

Riesgos eléctricos

Se refiere a los sistema eléctricos de las maquinas, equipos e instalaciones locativas que conducen o generan energía dinámica o estática y que, al entrar en contacto con las personas puede provocar quemaduras o fibrilación ventricular según sean la intensidad y el tiempo de contacto. Por su parte,  Álvarez (2007, pág. 55), plantea que el cuerpo humano es conductor; esto lo prueba el hecho de que al aplicar una tensión entre dos de sus puntos, circula una corriente.

La resistencia que opone el cuerpo humano al paso de dicha corriente varía de acuerdo al sexo, la constitución, los puntos de contacto (piel callosa o delgada), el estado de la capa cutánea (piel seca, sudorosa o húmeda),  el estado de ánimo. La resistencia del cuerpo humano depende de tres aspectos: resistencia de la piel, la entrada de la corriente, resistencia opuesta por los tejidos y órganos.
Álvarez (2007, pág. 55), señala que la gravedad de la descarga no viene determinada solo  por el voltaje, sino que depende de:

1.     La cantidad de corriente que circule por el cuerpo.
2.     El camino que recorre la corriente que circule por el cuerpo.
3.     La duración de la permanencia del cuerpo formando circuito.
4.     La cantidad de reacción del cuerpo humano
5.     La frecuencia si es corriente alterna o directa.

Las medidas de seguridad  para estos tipos de riesgos se orientan hacia el alejamiento de los conductores de los lugares de trabajo manteniendo las distancias de seguridad, utilización de buenas aislaciones eléctricas, o colocando barreras (material aislante) que impidan el contacto eléctrico. Al respecto, Falagán, Canga, Ferrer y Fernández (2000) exponen

En un accidente por contacto eléctrico, la intensidad de la corriente eléctrica que atraviesa el organismo -para una tensión establecida-, depende de la resistencia que éste ofrezca a su paso. A mayor resistencia del cuerpo humano menor intensidad, y en consecuencia menor gravedad del posible accidente. La resistencia del cuerpo humano depende de multitud de factores; entre los más importantes cabe destacar el grado de humedad de la piel, la superficie de contacto, la tensión aplicada y la dureza de la epidermis. (p.316)

La importancia de los efectos de la corriente sobre la salud depende de varias circunstancias, de las cuales se destaca: la intensidad de la corriente,  la resistencia del cuerpo humano al pasaje de la corriente, el tiempo que esté sometido el ser humano al contacto eléctrico y el recorrido de la corriente por el cuerpo humano. Para el manual para delegados de obra en seguridad e higiene (2003), la ubicación de fuentes y conductores, su aislamiento y señalización, el estado de los distintos elementos y el cuidado con que se usen, son todos elementos a tener en cuenta para la prevención de accidentes por electrocución. Entre ellos se mencionan

Para  que circule corriente por el cuerpo humano, una de las condiciones que deben cumplirse es que éste forme parte de un circuito eléctrico. Se puede formar parte de un circuito eléctrico a través de dos tipos de contactos:
a) Contacto directo
b) Contacto indirecto

Prevención y protección  contra contactos eléctricos directos

Los contactos eléctricos directos, según el manual para delegados de obra en seguridad e higiene (2003), son aquellos que pueden producirse con partes de un circuito o instalación por los cuales normalmente circula corriente eléctrica. Por ejemplo, cables sin protección aislante, o protección insuficiente al alcance de los trabajadores; cables desnudos próximos a andamios o estructuras, etc. Las medidas de seguridad se orientan hacia el alejamiento de los conductores de los lugares de trabajo manteniendo las distancias de seguridad, utilización de buenas aislaciones eléctricas, o colocando obstáculos que impidan el contacto eléctrico (barreras)

- De baja tensión (BT), 220 voltios. Se ubican fuera del alcance de las personas y cubiertas con un material aislante. Las de alta tensión (AT), que están a mayor distancia de personas y vehículos pero no cubiertas con material aislante, salvo en la unión con los soportes (aisladores).

- De baja tensión (BT), 220 voltios. Se ubican fuera del alcance de las personas y cubiertas con un material aislante.

- También existen instalaciones subterráneas, sobre todo en las zonas urbanas. Estos cables están aislados y tienen una protección mecánica especial. En las obras, las instalaciones eléctricas provisorias deben ser preferentemente aéreas, o protegidas de manera tal que las haga inaccesibles a los contactos directos (p.ej.: subterráneas con cable protegido, en ductos, etc.) En aquellos casos que se trabaje en proximidad  de instalaciones energizadas,

Cuando   se  realicen  trabajos   con una   tensión   superior a 32 voltios, se debe emplear las medidas anteriormente mencionadas. También es necesario guardar distancias de seguridad cuando se tengan  andamios o grúas en lugares próximos a redes eléctricas. Si las distancias de seguridad no fueran suficientes, debe interponerse una barrera preferentemente aislante. La señalización complementa estas medidas, advirtiendo   la existencia de riesgos eléctricos. Al transportar materiales u otros elementos (tubos, escaleras, tablas, etc.) que por su longitud pudieran hacer contacto con cables eléctricos energizados, lo haremos en posición horizontal.

Prevención y protección contra contactos eléctricos indirectos

Los contactos eléctricos indirectos para el manual para delegados de obra en seguridad e higiene (2003), son aquellos que se pueden producir con elementos metálicos que, por error en la instalación eléctrica o defectos en el aislamiento pueden estar en contacto con partes con tensión (que pueden “dar corriente”).
La corriente eléctrica tiende a pasar por el camino que le ofrece menos dificultad (menos resistencia). Por otro lado, la corriente eléctrica tiene una gran afinidad con la tierra. Puede ocurrir que exista una falla de aislamiento en el circuito eléctrico de una máquina. En este caso, la tensión o voltaje se traslada a las carcasas metálicas que la rodean. Para evitar que el camino más fácil que siga la corriente sea el cuerpo humano,  al tocar la parte metálica, se hace una conexión a una toma de tierra, por donde circulará la corriente. Para ello las máquinas a conectar deben contar con las fichas adecuadas y los tomacorrientes dispondrán del correspondiente contacto.

Riesgos mecánicos

En Venezuela, los accidentes de trabajo generalmente están relacionados con máquinas o con el uso de herramientas. Una buena parte de los más graves también tiene que ver con máquinas y con determinadas herramientas. Esto significa que en muchas ocasiones las personas que trabajan sufren lesiones y mutilaciones en su cuerpo e incluso llegan a perder la vida a causa de sus instrumentos de trabajo. Los riesgos mecánicos  son el conjunto de factores físicos que puedan dar lugar a una lesión  por la acción mecánica de maquinas, herramientas, piezas de trabajos o material proyectado sólidos o fluidos.

A menudo, los elementos de seguridad existen pero están mal diseñados, fabricados con materiales inadecuados o no se someten a las necesarias inspecciones y controles periódicos. Otras veces dificultan la realización del trabajo e incluso son causantes de muchos riesgos, afectando el bienestar físico del equipo de salud.
 Álvarez (2007, pág. 38), destaca que los  agentes mecánicos  se encuentran dentro del denominado ambiente mecánico de trabajo, es decir los riesgos  en lugares o espacios de trabajo, las maquinas, las herramientas y demás objetos presentes durante el trabajo que puedan producir: caídas, aplastamientos cortes, atrapamientos o proyecciones  de partículas en los ojos. Las lesiones resultantes del contacto con este tipo de riesgos pueden ser: contusiones en la cabeza, tronco, cuello y extremidades, microtraumatismos, heridas, hematomas, lesiones que cuadran como accidentes de trabajo.

Las  fuentes más comunes de riesgos mecánicos para       Álvarez (2007, pág. 45), son las partes en movimiento no protegidas: puntas de ejes, transmisiones por correa, engranajes, proyección de partes giratorias, transmisiones por cadena y piñón, cualquier parte componente expuesta.
En  el caso de máquinas o equipos movidos por algún tipo de energía y que giren rápidamente o tengan la fuerza suficiente para alcanzar al trabajador (su ropa, dedos, cabellos, etcétera) atrayéndolo a la máquina antes que pueda liberarse; puntos de corte, en los que una parte en movimiento pase frente a un objeto estacionario o móvil con efecto de tijera sobre cualquier cosa cogida entre ellos; cualquier componente de máquina que se mueve con rapidez y con la energía necesaria para golpear, aplastar o cualquier otra manera de producir daños al trabajador; los lugares de operación, en los que la máquina realiza su trabajo sobre el producto que ha de ser creado; explosión en los recipientes a presión; y riesgos en los volantes en movimiento.

Requisitos  básicos para una protección mecánica

En general, cualquier lugar, equipo, maquinaria, etcétera, que represente un riesgo, debe estar perfectamente protegido, apantallado, cerrado o cubierto en cualquier forma efectiva, de tal modo que ninguna persona pueda distraídamente ponerse en contacto con el punto de peligro.
a) Debe ser lo bastante resistente, para que no pueda sufrir daños por causas externas o causar interferencia en la operación de la máquina.
b) Debe permitir la fácil realización de las tareas de mantenimiento.
c) Debe estar montada en forma adecuada. El montaje debe ser rígido para evitar vibraciones o interferencia, y resistente.
d) Debe ser diseñada en forma que no incluya partes desmontables, con el fin de que no puedan ser retiradas algunas partes y pierda efectividad.
e) Debe ser fácil de inspeccionar.
 Para  Álvarez (2007, pág. 47), Actualmente existen especificaciones para la construcción de una gran variedad de dispositivos de protección, con el objeto de lograr que sean, por una parte fuertes, y efectivamente protectores. Aún cuando las partes móviles de máquinas situadas a más de 2.1 metros sobre el piso del taller, no se consideran como dentro del alcance de los trabajadores, resulta conveniente protegerlas cuando su masa es grande.
En general una guarda tipo barrera será necesaria en los casos en que por ejemplo, el personal deba protegerse contra la posibilidad de ser alcanzado por una máquina o entre partes de la misma que se muevan con gran fuerza, o ser protegidos igualmente por objetos que vuelen, se deslicen o caigan. Las prensas de potencia son en general consideradas como las más peligrosas de las herramientas industriales.

Métodos para el control de los riesgos

La gran variedad de tamaños y tipos de objetos en que se utilizan las prensas, casi hacen imposible el encontrar una solución sencilla y general a los problemas de seguridad que se derivan.   Según  Álvarez (2007, pág. 48), El mantenimiento de las prensas de potencia es en general un factor importante en la reducción de los riesgos característicos de este tipo de máquinas.
a) Protección en cerco o barrera. Este tipo de protección es casi siempre utilizado para las operaciones en que se aplican sistemas automáticos en la alimentación de las máquinas.
b) Protección por distancia. Lógicamente, un medio evidente para proteger al operador de la máquina contra exposición de partes de su cuerpo. Un ejemplo es la operación a control remoto en los casos de manejo de compuestos radiactivos.
c) Dispositivos para retirar las manos. Son dispositivos diseñados para que el operario retire las manos de la zona de peligro antes de la operación mecánica de la herramienta. Es muy común su uso en las prensas de potencia.
d) Controles de desactivación de seguridad. Se usan en casos donde la máquina opera en forma continua, mientras el operador la alimenta o en su defecto está expuesto a sus riesgos, es frecuente el uso de un medio de control que pueda desactivar su interruptor.
e) Dispositivos de detección de presencia. El uso de dispositivos de control fotoeléctricos puede resultar práctico cuando se puede suministrar un rayo de luz bastante amplio a través del recorrido de entrada en la zona de peligro, pudiendo detenerse la máquina sin daño para ésta o lesión para el operador.
f) Herramientas especiales para alimentación. Pueden ser usadas con gran efectividad en ciertas operaciones, para mantener las manos del operador lejos de la zona peligrosa de trabajo.
g) Protección contra volantes. La protección contra los accidentes en los volantes constituye un problema consistente en controlar la velocidad del mecanismo impulsor.
De ahí la renovada necesidad de que los especialistas en medicina del trabajo posean amplios conocimientos en las restantes disciplinas preventivas: la seguridad, la higiene, la ergonomía y la psicosociología han de ser para ellos bastante más que simples conocidas; sin que sea necesario que se conviertan en especialistas en tales materias (lo que no tendría sentido, además de ser probablemente imposible) sólo si sus conocimientos en las mismas son relativamente profundos podrán los sanitarios contribuir, con todo el potencial que su formación de base les aporta, a mejorar la salud de los trabajadores.

Riesgos locativos

    Son los factores de riesgos locativos, una de las más importantes causas de accidentes de trabajo, ya que constituyen una condición permanente de la labor, por lo tanto, las características positivas o negativas que posean son una constante durante toda la jornada laboral y de ellas dependerá en alto grado la seguridad, el bienestar y  la productividad del personal de salud.
     Por su parte,  Álvarez (2007, pág. 55), plantea  que son aquellos factores  que se caracterizan por ser fuentes de molestias o de posibles enfermedades para el trabajador debido al deficiente servicio, falta o estado inadecuado de sanidad locativa y ambiental deficientes entre estos se tiene: Desechos y olores desagradables, acumulación de basura, falta o mal estado de los servicios sanitarios, alcantarillado faltante o en mal estado, ropa de trabajo deteriorada o sucia y suministro de agua desprotegido.
    Son los factores de riesgos locativos, según Mancera (2000), una de las más importantes causas de accidentes de trabajo, ya que constituyen una condición permanente de la labor, por lo tanto, las características positivas o negativas que posean, son una constante durante toda la jornada laboral y de ellas dependerá, en alto grado, la seguridad, el bienestar y la productividad.

Estructura

Se ajustará a las disposiciones legales en cuanto a sismorresistencia. El factor de seguridad será de cuatro (4) para las cargas estáticas y por lo menos de seis (6) para las cargas vivas o dinámicas y su capacidad de carga no se sobrepasará bajo ninguna circunstancia.

Distribución de espacios

    Distribución de espacios que proporcionen áreas de piso o pavimento mínimo de 2m2 libres (descontando el área ocupada por muebles, máquinas, equipos, etc.) y un volumen de aire de 11.5m3 libres por trabajador.

Cubierta

La altura en la parte más baja de la cubierta tendrá como mínimo 2.5m para trabajo de oficina y de 3m para industria. La cubierta será de material que proteja a los trabajadores de las inclemencias del tiempo (la teja transparente para luz cenital no debe dar directamente sobre sitios de trabajo, en tal caso utilizar material translúcido que sea filtrante de radiaciones ultravioleta) y con resistencia adecuada a su uso. Bajo ningún motivo se deben asegurar ductos, tuberías o asegurar materiales soportados sobre la estructura o las cercas, si éstas no han sido calculadas para la carga que vaya a adicionarse.

Pisos

El piso reviste especial importancia por ser una superficie que siempre está en contacto con el trabajador, por lo cual debe reunir condiciones como:

- Conjunto homogéneo sin solución de continuidad (exclusión de altibajos, escalones, huecos, resaltes).
- Plano.
- Antideslizante.
- Lavable
- Resistente a carga muerta y viva.
- Material de combustión lenta en un radio de 1m. cerca de hornos, hogares y llamas abiertas.
- Las placas de pisos superiores tendrán establecida su capacidad de carga por m², teniendo en cuenta los márgenes de seguridad, cuyo rango no se sobrepasará por ningún motivo.

Distribución de máquinas y equipos

Se tendrá en cuenta que el paso mínimo para el acceso a máquinas y equipos sea de 0.6m. La distancia mínima entre máquinas o en sus puntos extremos de recorrido y otras partes de instalaciones, columnas o pared será de 0.8m.

Tránsito interno

Para el tránsito de vehículos y personas se asignarán espacios, sobre pisos planos sin solución de continuidad, de conformidad con las siguientes especificaciones:

- Para una vía de tránsito de vehículos eléctricos y mecanizados: Ancho igual al del vehículo o de la carga máxima más 0.5m. Para vías dobles: Suma de la anchura de los dos vehículos o de las cargas máximas que transportan, más la tolerancia de la maniobra 0.5m a cada lado, más 0.4m para operación entre vehículos.
- Vehículos manualesPara una vía: ancho igual al máximo del vehículo más 0.2m a cada lado. Para doble vía: ancho igual a la suma de los dos vehículos más 0.2m a cada lado, más 0.15m para tolerancia de la maniobra. Los vehículos manuales no deben llevar cargas que excedan el ancho de éste.

-        Circulación mixta de vehículos y personas. Será igual al ancho asignado a cada operación más 0.8m para personal en una vía y 1.6m en doble vía.



Puertas

Distancia máxima a recorrer entre puertas de salida al exterior: 45m. Ancho de puertas principales 1.2m para un máximo de 50 personas, se aumenta 0.5m por cada 50 personas más o fracción. Las puertas que den acceso a escaleras, deben dar sobre rellanos y no directamente a los escalones. Las hojas deben abrir en dirección de salida, teniendo precaución de que no se abran directamente sobre tránsito de peatones. Todas las puertas de vidrio enterizo, se señalizarán con cintas indicadoras de presencia.

Ventanales

El polvo de los ventanales no debe quedar a menos de 0.9m del piso o superficie de trabajo, en caso de haberse construido más bajos, colocar tubos o barandas a la altura indicada. Los basculantes o abras no deben abrir hacia pasillos en que haya tránsito, si tienen alturas inferiores a 1.8m. En los pisos altos es aconsejable que la hoja de la ventana tenga una graduación de control para evitar que sea golpeada por el viento. En dependencias en donde se manejen materiales livianos (papel, polvos, etc.) es conveniente que los basculantes para ventilación se coloquen altos. Cuando el vidrio sea enterizo hasta el piso, se colocarán cintas indicadoras de presencia.

Escaleras fijas (estructurales)

Deberán cumplir con condiciones de seguridad como:
- Resistencia mínima: 500 kg/m2.
- Ancho mínimo 0.9m (de servicio 0.55m).
- Inclinación 20º a 45º (de servicio 60º).
- Escalones: Huella mínima 0.23m (de servicio 0.15m); contra huella: Mínimo 0.13m máxima 0.2m.
- Altura máxima entre descansos: 1.7m.
- Barandas y pasamanos: Hacia el vacío pasamanos y baranda; al interior pasamanos separado de la pared (luz) de 0.05m. Estos elementos se colocarán a escaleras a partir de cuatro peldaños y los pasamanos a 0.9m de altura.
- Altura mínima entre nariz del escalón y techo: 2.2m.
- Si el material de recubrimiento no muy liso, colocar cintas antideslizantes o construir regatas rellenas de material abrasivo, como granito rústico o material similar
- No colocar bombillas incandescentes como apliques frente a los tramos; utilizar luz indirecta o difusa que evite el encandilamiento.

Servicios. Los servicios comprenderán: sanitarios, cuartos para cambio de ropa y suministro de agua potable, los cuales deberán tener las siguientes condiciones:

- Sanitarios. Las paredes lavables, enchapadas en baldosín de porcelana y los pisos provistos de un desagüe por cada 15 m2.  El desnivel del piso será de por lo menos 1% a 1-1/2%. La ventilación debe ser abundante y preferentemente enfrentada para incrementar su flujo; si no se dispone de ventilación natural, es necesario instalar sistemas de extracción mecánica, calculada para un volumen de 6 cambios por hora. Todos los implementos serán de material impermeable y de fácil lavado. Se instalarán los servicios, separados por sexos y consistentes en: inodoro, lavamanos (y orinal para los servicios de hombres). En proporción no inferior a un servicio completo por cada 15 hombres y un servicio completo por cada 10 mujeres. En igual proporción se dispondrá de duchas de agua fría y caliente, para trabajadores sometidos a ambientes calientes o con alta demanda física o expuestos a contaminación.

- Cuartos para cambio de ropa. Estarán separados por sexos, dotados de casilleros individuales, cuando el número de trabajadores sea de 10 o más. Serán dobles cuando los trabajadores estén expuestos a sustancias tóxicas, infecciosas o irritantes. Debe dotarse de bancas que permitan al trabajador sentarse para el cambio de pantalones y calzado. Es aconsejable que estén próximos a los servicios sanitarios para facilitar el aseo personal al abandonar el trabajo.

-        Suministro de agua potable. Se debe disponer de, por lo menos, una fuente por cada 50 trabajadores, para suministro de agua potable y fresca (libre de contaminación física, química y bacteriológica), dotados de métodos o elementos para beber que garanticen la asepsia durante su consumo. Los tanques para suministro de agua potable se someterán a limpieza, desinfección y mantenimiento semestral, deberán disponer de tapas que ajusten perfectamente.

Prevención de los riesgos

Actualmente se reconoce que la prevención de los riesgos  ocupacionales es la base de una gestión activa de la seguridad y la salud en el trabajador. Las empresas productivas y de servicios deben planificar las acciones preventivas a partir de la identificación de riesgos ocupacionales, evaluar los riesgos a la hora de elegir los equipos de trabajo, sustancias o preparados químicos, el acondicionamiento de los lugares de trabajo y controlarlos cuando superen los límites permisibles.

Álvarez (2007, pág. 61), esboza que el proceso para la prevención de los riesgos ocupacionales se les denomina Gestión del Riesgo Ocupacional y se desarrolla en tres etapas: una primera etapa el reconocimiento, la segunda etapa la evaluación y la tercera etapa el control.

1.       El reconocimiento: en esta etapa se identifican los factores de riesgos en el lugar de trabajo de reconocida o potencial nocividad para la seguridad y salud de los trabajadores. Los trabajadores son las personas mas calificadas para identificar las situaciones de riesgos pues se enfrentan con ellos directamente día a día sus actividades se centran en:
·             El reconocimiento sanitario de las condiciones de trabajo y los factores de riesgos del ambiente laboral.
·             El análisis ocupacional que también hace un reconocimiento preliminar.

2.       La evaluación: la evaluación de los riesgos ocupacionales  es el proceso dirigido a estimar la magnitud de aquellos riesgos ocupacionales que no hayan podido evitarse, obteniendo la información  necesaria para adoptar las medidas preventivas, este proceso puede servir para:
·             Determinar la capacidad de ocasionar daño a la salud o malestar de los trabajadores por parte de los agentes ambientales.
·             Efectuar estudios de investigación tanto de las concentraciones ambientales como estudios médicos especiales y correlacionando los resultados de investigaciones.
·             El control de los agentes ambientales mediante la aplicación de procedimientos o métodos adecuados para eliminarlos o reducirlos a niveles de exposición no perjudiciales para el trabajador.
3.       El control: para el control de los diferentes factores de riesgos es necesario tener conocimiento básico sobre conceptos de prevención y control que son aplicables a todo tipo de lugar. El control del ambiente es lo primero siendo la medida de protección más importante y primaria, en comparación  con el control de las personas y otras medidas que siendo también necesarias, son secundarias.


BIBLIOGRAFIA

Álvarez C, (2007),  Educación, Administración y Calidad de Vida. Universidad Autónoma de Barcelona. España
American National Standards for Human Factors Engineering (ANSI/HFS 100-2000)
Arias F. (2000), Metodología de la investigación. México. McGraw-Hill.
Bavaresco, A (2001). Introducción a la Investigación. Maracaibo Venezuela: Ediluz
Bernavet  y  Col (2006) “Evaluación  de Riesgos Biológicos en el Hospital  Rey Don Jaime”.
Briceño C, Riesgos ergonómicos en el personal de enfermería. Autor: Carlos Edmundo Briceño | Publicado:  21/04/2006 | Enfermería , Medicina Laboral | |
Castillo L y Prieto E. (2003), La universalización de la atención sanitaria. Sistema Nacional de Salud y Seguridad Social. Madrid: Fundación Documento 86/2003Alternativas
Carvallo Suárez B. (2003).  Una  responsabilidad compartida revista de enfermería. disponible en www.encolombia.com/.../enfermería/enfermeria6303-memorias.htm
Chávez N. (2001).  Introducción a la Investigación Educativa. Maracaibo – Edo. Zulia.
Enciclopedia médica (2000), 1 tomo (EN>ES) Ed. Plaza y Janés.
Fakhri Zuheir I. (2000), Director del capítulo  RIESGOS BIOLOGICOS ENCICLOPEDIA DE SALUD Y SEGURIDAD EN EL TRABAJO, disponible en www.bvsde.paho.org/bvsacd/cd59/riesgosbiol.pdf
Falagán M, Canga A, Ferrer P. y Fernández J. (2000),  Manual de Prevención de Riesgos Laborales. Higiene industrial, Seguridad y Ergonomía. Ediciones  Sociedad Asturiana de Medicina y Seguridad en el Trabajo y Fundación Médicos.  Asturias
Faustino  F. (2009), La innovación tecnológica. Argentina: Heliasta, S.R.L.
Francisco J. (2007), Modelo de Gestión Tecnológica para Empresas de Manufactura y servicio, Programa de Gestión Tecnológica, Universidad de los Andes, Bogotá.
Galindez, L y Rodriguez, Y. (2007).  Riesgos Laborales de los Trabajadores de la Salud. Salud de los Trabajadores, dic. 2007, vol.15, no.2, p.67-69. ISSN 1315-0138.
Galíndez y Haiduven (2004), Corporación de Salud del Estado Aragua (Corposalud), Hospital Público de la ciudad de Maracay, Venezuela
Hernández. R. (2006),  Metodología de la Investigación.  Mexico: Mc Graw Hill
Herrera, Briceño, Enders  y Fernández  (2006), riesgos químicos en el  personal de enfermería la cual se realizó en los  hospitales Ángel C. Padilla, del Niño Jesús Nicolás Avellaneda de la provincia de Tucumán Argentina,
Herrera, Briceño, Enders  y Fernández  (2006), Riesgos ergonómicos en el  personal de enfermería la cual fue realizada Hospital Ángel C. Padilla – Tucumán – Argentina.
Hurtado de Barrera, J (2000),  El proyecto de investigación: metodología de la investigación holística (4a ed.). Bogotá: Ediciones Quirón Sypal.
José, A, (2007) Los diferentes tipos de energía configuran el ambiente físico 5.1.2. Ambiente físico Determinado por los diferentes tipos de energía presentes en books.google.co.ve/books?isbn=8484066991
Last E. (2003),  Informe sobre riesgos laborales y su prevención. La seguridad y la salud en el trabajo en España. Madrid: Ministerio de la Presidencia;
La Asamblea Nacional de la República Bolivariana de Venezuela (2005). Ley Orgánica de Prevención, Condiciones y Medio Ambiente de Trabajo (LOPCYMAT),  Gaceta oficial Nº 38.236 – 237. Caracas Venezuela
Mancera-Rodríguez, N.J. (2000), Estudio de la biología, ecología y pesquería de Stephanolepis hispidus (Linnaeus, 1766) (Pisces: Monacanthidae) disponible en ...www.fishbase.org/References/FBRefSummary.php?id
Manual  para delegados de obra en seguridad e higiene (2003), disponible en www.cinterfor.org.uy/public/spanish/region/.../index.htm
Manual de  Seguridad y salud en el Trabajo (2003),  Mutua de Accidentes de Trabajo y Enfermedades Profesionales de la Seguridad Social Número 61...
www.forpas.us.es/documentacion/041_33_02.pdf
Obando M. (2002) Factores de Riesgos Ocupacionales en Hemoterapistas que Laboran  en Instituciones Públicas del Municipio Maracaibo
Organización Panamericana de la Salud y la Organización Mundial de la Salud (1996),
Pitlik y cols. (1987). El  Cerebro Humano. Robin Book. España
Rodellar  A. (2002), Seguridad e Higiene en el trabajo. Alfaomega. Colombia. Editorial A.A. de CV
Suárez H. (2008), Diseño de un Programa de Bioseguridad para la Prevención y el Control de Riesgos  en la Emergencia Pediátrica del Hospital Central de Valera Dr. Pedro Emilio Carrillo. Universidad de los Andes
Tamayo M.  (1997), El proceso de Investigación Científica. Editores Limusa Noriega  Editores  México
Urdaneta J. (2008), “Determinar los Riesgos Biológicos del personal que labora en la sala de parto del Hospital I Dr. José María  Vargas”.UCV
Páginas Web